Consciencia, cerebro, percepción, y otras cosas posibles

Tener conciencia no es lo mismo que ser consciente, en esto estaremos de acuerdo. Esa “s” de diferencia nos marca que la primera pertenece al terreno de la moralidad y la segunda es una capacidad del ser humano que se corresponde con el conocimiento. Sin embargo, algunas veces se confunden según el contexto en el... Seguir leyendo →

Anuncios

Sonrisas y lágrimas

Los atascos de tráfico me sacan de quicio, normalmente recurro a unas cuantas respiraciones abdominales para eliminar la ansiedad, pero cuando voy dentro de un autobús, en un trayecto corto, no me altero. Hoy hemos estado parados bastante rato, próximos a un semáforo que con cada segundo transcurrido parecía alejarse. Impaciencia, llamo yo a eso.... Seguir leyendo →

Extrañas geometrías

Hoy me voy a permitir recomendarles un libro de relatos titulado Extrañas geometrías, de Javier Sarti. Desde que lo concluí, el propósito de mi incursión por las doce historias que lo componen, fue mostrarles, o al menos intentarlo, el universo que consigue crear este magnífico autor: el espacio y el tiempo se nutren de miradas... Seguir leyendo →

Bailando con lobos

En democracia se puede hablar de todo, pero no es conveniente que en aras de este sistema político los lobos feroces enseñen sus fauces, hieran y provoquen como si estuvieran siguiendo una estrategia de manual, y además, se coman a las caperucitas sin clemencia. Observo este comportamiento en distintos frentes abiertos en la actualidad política.... Seguir leyendo →

Por mis muertos

La otra noche se me apareció Plutarco, y me recriminó que ya estaba bien de jugar al escondite con su obra, que tres veces ya cayendo en la misma tontería -trocada en una mera anécdota con la que gustaba entretener a mis contertulios-, eran más que suficientes. Me lo decía así, con una confianza familiar,... Seguir leyendo →

El Caso

Habrán observado ustedes que los informativos de las televisiones han ido reduciendo su espacio de noticias nacionales e internacionales en pos de las páginas de desgracias de todo tipo, emulando cada vez con más exactitud a un periódico semanal de sucesos que se estuvo publicando en mi infancia, y que se llamaba con muy buen... Seguir leyendo →

Naturalizar, naturalmente

Hace tres años que cambié el campo por la ciudad, con unas cuantas reservas que guardé con mimo en un paquete precintado y etiquetado para abrir solo en caso de urgencia. Ahora mismo no recuerdo en qué pensé cuando escribí tamaña ambigüedad. Debería haber añadido una nota al margen que delimitara ese término. Urgencia como... Seguir leyendo →

Riqueza digital

La digitalización ofrece un bienestar a la población jamás alcanzado por las capas más menguadas de la sociedad. Tal vez pueda ser esta una de las causas por las que la ciudadanía no haya acabado de reaccionar ante los procedimientos de gestión que nuestros políticos han tenido y siguen teniendo con la crisis económica, siendo... Seguir leyendo →

La estatua del jardín botánico

El otro día comprendí por primera vez el concepto de la letra de la canción que escribió Santiago Auserón, La estatua del jardín botánico. Fue escuchando la radio (o sea, con ayuda). La inspiración le vino de Leibniz y su libro “Partículas elementales. Principio de incertidumbre”. Anteriormente, con Newton, se pensaba que todos somos átomos,... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: